Somos abogados de familia y estamos en Bilbao,
defendemos tu derecho a la custodia de tus hijos

Custodia Compartida, ¿semanal o quincenal?

Las Custodias Compartidas puede desarrollarse por semanas alternas o por quincenas alternas. Incluso también las hay por meses alternos, pero lo habitual es que se realicen semanalmente. Según diferentes estudios, la alternancia semanal permite el mantenimiento del vínculo entre los menores y sus progenitores de forma óptima.

IURIS Estudio Jurídico especializado en custodia compartida

Custodia Compartida, ¿semanal o quincenal?

Las Custodias Compartidas puede desarrollarse por semanas alternas o por quincenas alternas. Incluso también las hay por meses alternos, pero lo habitual es que se realicen semanalmente. Según diferentes estudios, la alternancia semanal permite el mantenimiento del vínculo entre los menores y sus progenitores de forma óptima.

Calendarios de Custodia Compartida

Si la custodia se desarrolla por semanas alternas, los días de intercambio suelen ser los lunes o los viernes. De esa manera, uno de los progenitores deja al menor por la mañana en el Centro Escolar y el otro, comienza su semana a la conclusión de la jornada escolar ese mismo día.

Además, durante estos periodos semanales, se suelen fijar una o dos visitas, para que el padre/madre que no esté ejerciendo la custodia, pueda pasar con el menor una o dos tardes. A veces, incluso, dicha visita puede ser con pernocta.

Durante las vacaciones escolares (Navidad, Semana Santa y Verano) de los menores se suspende este régimen de semanas alternas y los periodos vacacionales se dividen a medias entre ambos progenitores.

Custodia compartida en dos viviendas

La mayor parte de las Custodias Compartidas se desarrollan en dos domicilios, de tal forma que son los menores los que se desplazan, en periodos alternos, a cada una de las viviendas de
sus progenitores.

Preguntas frecuentes

Este tipo de Custodia Compartida supone que la distribución de tiempos entre cada progenitor y el hijo común menor de edad no va a ser exactamente al 50%. Se trata de primar la calidad del tiempo frente a la cantidad de días.

Se trata de avanzar desde una custodia monoparental hasta una custodia compartida, en un breve periodo de tiempo, a fin de que el menor se acostumbre al sistema de estancia alterna
con ambos progenitores. A veces, la progresión también puede consistir en partir de una custodia compartida asimétrica y acabar alcanzando una distribución idéntica de tiempos
entre el padre y la madre.

Lo óptimo para desarrollar una Custodia Compartida es que los domicilios de ambos progenitores no estén excesivamente alejados entre sí. No se trata de que residan en el mismo
municipio, pero es recomendable que no se superen los 20 o 25 kilómetros y, sobre todo, que el Centro Escolar se encuentre a una distancia similar entre ambas casas.